Cartas desde Cuba

Arte, historia, filosofía, religión y otras humanidades
Responder
Avatar de Usuario
Enxebre
Miembro del Politburó
Mensajes: 29881
Registrado: 01 Sep 2010 23:42

Cartas desde Cuba

Mensaje por Enxebre » 06 Sep 2010 18:56

Bueno he encontrado un blog que tiene mucha chicha y mi intención es ir trayendo aquellas entradas más interesantes.
Un poco de historia

Fernando Ravsberg | 2010-07-15, 14:21

La excarcelación de los presos políticos cubanos me lleva atrás en la memoria, a aquellos días de la primavera del 2003 cuando los periodistas nos juntábamos fuera de los tribunales para tratar de obtener algún retazo de información sobre lo que ocurría dentro.

Pero a decir verdad para poder entender lo sucedido habría que remontarnos más atrás, a las actividades del nuevo representante diplomático de EE.UU. e incluso un poco más, a la captura y juicio en Miami de una red de agentes cubanos.

Según cuentan, la detención de la Red Avispa se produjo gracias a las informaciones que el propio Fidel Castro ordenó que se le entregaran al FBI. Esperaban que éste actuara contra los grupos anticastristas que realizaban acciones violentas contra la isla.

En vez de eso, los investigadores estadounidenses utilizaron la información para ubicar a los agentes cubanos de Miami y arrestarlos. La mayoría de los detenidos llegó a acuerdos con la fiscalía pero 5 de ellos se negaron y fueron condenados a durísimas penas.

Durante un tiempo el gobierno cubano hizo gestiones discretas con la esperanza de lograr un acuerdo extrajudicial, similar al obtenido recientemente por los agentes rusos. Sin embargo, Washington les aplicó todo el rigor de la ley, incluso más, permitiendo que el juicio se realizara en una ciudad con tantos prejuicios como Miami.

La situación de estos 5 cubanos presos era el mejor reflejo del deterioro de las relaciones bilaterales. En el 2003 aparece en la sede diplomática de EE.UU. en La Habana, James Cason, sin lugar a dudas el más escandaloso y pintoresco de todos los jefes que han pasado por la SINA.

Hace pocos días leía que documentos desclasificados prueban que su misión era romper las mínimas relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU., limitadas a las Oficinas de Intereses, creadas durante las negociaciones entre Fidel Castro y Jimmy Carter.

Su primera acción fue comenzar a reunirse con los disidentes cubanos antes de presentar cartas credenciales al Ministerio de Relaciones Exteriores, rompiendo todas las reglas de protocolo. Y no solo lo hizo en La Habana, también salió a recorrer las provincias.

Poco después el gobierno cubano lanzaba un operativo masivo contra esos disidentes, los acusaba de mercenarios por recibir dinero del gobierno de EE.UU. e iniciaba un proceso contra 75 de ellos, una cifra que no casualmente era múltiplo de 5.

Varios de los opositores más connotados, como los periodistas Néstor Baguer y David Orrio, se revelaron como agentes del gobierno infiltrados en la disidencia y aparecieron ante los tribunales como principales testigos de la fiscalía.

La confrontación estaba en su apogeo. Recuerdo que la agente Odilia Collazo -quien hasta ese momento había sido una reconocida líder opositora- me dijo que no sentía lastima por los condenados porque a "ellos tampoco les tembló la mano" para pedirle a EE.UU. que mantenga el Embargo Económico contra Cuba.

Algunos comenzamos a pensar que estas detenciones tenían que ver con la situación de los 5 agentes cubanos presos en EE.UU. Se lo pregunté directamente al entonces Canciller Felipe Pérez Roque, pero lo negó rotundamente.

Sin embargo, el tiempo pasa y casi todo lo "desclasifica". Apenas Raúl Castro asumió oficialmente la presidencia ofreció el canje de presos a EE.UU. Lo hizo a través del primer visitante extranjero que llegó a Cuba, el enviado del Papa, Cardenal Tarcisio Bertone.

Washington no aceptó el trueque y el Presidente Raúl Castro se enfrentó a la disyuntiva de qué hacer con esos presos. Internacionalmente eran reconocidos como prisioneros de conciencia y, a raíz de la muerte de otro en huelga de hambre, la campaña por su liberación se había intensificado.

Hay quienes creen que el gobierno cubano libera los presos forzado por la actividad de las Damas de Blanco y la huelga de Fariñas, otros son de la opinión de que fue producto de la negociación tripartita y también están los que dicen que es una decisión unilateral de La Habana.

Al margen de quien tenga razón, lo cierto es que con las excarcelaciones se benefician todos, en primer lugar los presos y sus familias. Pero también Madrid fortalece su posición negociadora en Europa y la Iglesia Católica se reafirma como interlocutor privilegiado.

Por su parte, Raúl Castro consolida su relación con España y el Vaticano. Además, hace un gesto clave en el momento preciso, cuando la Unión Europea se muestra dispuesta a revisar su política y el Congreso de EE.UU. discute una ley que autorizaría el turismo a Cuba.
http://www.bbc.co.uk/blogs/mundo/cartas ... toria.html
Última edición por Enxebre el 07 Sep 2010 18:34, editado 1 vez en total.
Homo homini lupus

Avatar de Usuario
Knon
Miembro del Politburó
Mensajes: 12203
Registrado: 31 Ago 2010 21:11

Re: [CUBA] Un poco de historia

Mensaje por Knon » 06 Sep 2010 19:41

Un blog muy interesante Enxebre :guay
Gu sortu ginen enbor beretik sortuko dira besteak,
burruka hortan iraungo duten zuhaitz-ardaska gazteak.
Beren aukeren jabe eraikiz ta erortzean berriro jaikiz


El marxismo no es un dogma, es una guía para la acción.

Avatar de Usuario
Enxebre
Miembro del Politburó
Mensajes: 29881
Registrado: 01 Sep 2010 23:42

Re: [CUBA] Un poco de historia

Mensaje por Enxebre » 07 Sep 2010 16:12

Knon escribió:Un blog muy interesante Enxebre :guay
Sip, y además objetivo, creo que voy a ir trayendo lo que parezca más relevante, y como el tono del blog, una de cal y otro de arena.
Homo homini lupus

Avatar de Usuario
Enxebre
Miembro del Politburó
Mensajes: 29881
Registrado: 01 Sep 2010 23:42

Re: Cartas desde Cuba

Mensaje por Enxebre » 07 Sep 2010 18:38

Excusas y contextos

Fernando Ravsberg | 2010-08-26, 16:09

Cubanos discutiendo (Foto: Raquel Pérez)En este post quiero referirme a un tema que muchos participantes han abordado desde sus posiciones políticas y que estoy seguro de que me generará críticas desde las dos trincheras. Pero al fin y al cabo el objetivo de este blog nunca fue caer simpático.

En ocasiones los defensores de la Revolución se escudan de las críticas mostrándonos los desastres que ocurren en otros países. Tal y como si los problemas que enfrentan otras sociedades sirvieran para justificar las deficiencias del sistema cubano.

No discuto que sean reales las crisis sociales, económicas y de derechos humanos que existen en otros países, pero pienso que el mal de muchos sigue siendo el consuelo de los tontos porque por ese camino sólo se llega a la resignación y a la inmovilidad.

El pasado post es un buen ejemplo, hay que reconocer que muchos padres latinoamericanos se las ven negras para llevar un vaso de leche a sus hijos. La particularidad de Cuba es que sólo aquí se convierte en delito comprárselo directamente al dueño de la vaca.

Siguen buscando enemigos externos, sea EE.UU. o los ciclones, para cargarlos con todas las culpas. Es una actitud tan poco productiva que hasta el propio Raúl Castro dijo que ya es hora de dejar de lamentarse por el bloqueo y empezar a trabajar.

Me consta que el embargo de EE.UU. provoca graves dificultades económicas y financieras pero todos sabemos que muchas de las carencias que sufren los cubanos hoy son producto de decisiones erróneas tomadas por sus propios gobernantes.

Pocos dudan en la isla que la crisis de la agricultura, la ineficiencia de los servicios, la baja productividad laboral, el robo generalizado y la apatía de los trabajadores, son responsabilidad directa de un modelo económicamente ineficiente.

Pero además el embargo es una medida unilateral de Washington que sólo ellos pueden cambiar. Por lo tanto -sin quitarle a Cuba el derecho al pataleo- la única actitud constructiva es dedicarse a solucionar los problemas que están en manos de los cubanos resolver.

En la otra trinchera están los que quieren sólo hablar de Cuba, aislándola del resto del mundo, los que ven cada paja en el ojo de la revolución y justifican los troncos en el resto del mundo, los que miden a los países con diferentes raseros.

Pero en este mundo globalizado es difícil separar a un país del resto y no poner en contexto las noticias nos hará imposible comprenderlas. La humanidad es una y comparte tanto sus logros como sus desaciertos, ya nadie puede quedar aislado.

Un buen ejemplo es la discriminación a los gay, algo a lo que me he referido en más de un artículo. Es un hecho criticable pero no es en Cuba donde peor se les trata, según Amnistía Internacional en 80 países hay leyes contra los homosexuales y en 7 de ellos se les condena a muerte.

Estamos hablando de un mundo en el que el Cardenal Javier Lozano -ex ministro de Salud del Vaticano- profetiza que los gays no entrarán jamás en el reino de los cielos, queriendo convencernos de que Dios es también homofóbico.

Yo he publicado varias notas sobre la corrupción en la isla pero nunca pierdo de vista que no es un mal nacido en Cuba. Qué decir, por ejemplo, de la influencia de los narcos en la política, las finanzas e incluso en los cuerpos de seguridad de México.

Y tampoco es un problema exclusivo del Tercer Mundo, como a veces nos quieren hacer creer. Las estafas de Emron y de Madoff en EE.UU. o el fraude inmobiliario en España demuestran que nadie anda tan libre de culpas como para arrojarles piedras a los demás.

Incluso a veces parece que éste fuera el único país de nuestra región donde se violan los derechos humanos. Obviando, por ejemplo, las acusaciones que pesan contra el ejército de Colombia por el asesinatos de cientos de campesinos, los llamados "falsos positivos".
Tampoco parecen muy coherentes quienes lloran por los presos políticos cubanos mientras justifican que haya 200 prisioneros sin juicio en la base estadounidense de Guantánamo. En realidad eran muchos más pero, al comprobarse su inocencia, fueron liberados... después de años de prisión.

La credibilidad de algunas organizaciones internacionales de derechos humanos reside justamente en que ser capaces de pedir el fin del Embargo, exigir la liberación de los disidentes y reclamar derechos legales para los prisioneros en manos del ejército de EEUU.

Ese equilibrio parece ser la única actitud consecuente, al fin y al cabo los trapos sucios del resto no justificarán nunca las manchas de nuestras vestiduras y la hipocresía del doble rasero olvida el más actual pensamiento de José Martí: Patria es Humanidad.
Homo homini lupus

Avatar de Usuario
Enxebre
Miembro del Politburó
Mensajes: 29881
Registrado: 01 Sep 2010 23:42

Re: Cartas desde Cuba

Mensaje por Enxebre » 07 Sep 2010 23:59

Esta es de cal....
La legitimidad de las leyes

Fernando Ravsberg | 2010-08-19, 15:13

Pedalenado (Foto: Raquel Pérez)En medio de la crisis de los años 90, conocí un camarógrafo de la TV cubana que recorría 20 Km en bicicleta desde su casa hasta Santiago de las Vegas para comprar leche, vendía una parte a sus vecinos y con la ganancia costeaba la de sus 2 hijas pequeñas.

El negocio era muy difícil, a veces la leche llegaba cortada y en más de una ocasión le fue decomisada por la policía. Según las autoridades estaba realizando una "actividad económica ilícita" por lo que tenía que quedar agradecido de no ser multado además.

El hombre sabía que no le ponían la multa para no informar del decomiso, al fin y al cabo también los hijos de los policías toman leche. Eran años muy difíciles, nadie escapaba de los efectos de la crisis y todos tenían que "mancharse" de una u otra forma.

Recordé del caso leyendo un artículo en Juventud Rebelde sobre la legalidad y la legitimidad, donde se aborda uno de los temas sociales más delicados, el hecho de que los ciudadanos se vean forzados a delinquir para satisfacer sus necesidades básicas.

El periodista es muy cuidadoso, sabe que está entrando en un terreno de arenas movedizas, pero tiene el valor de hacerlo y explicar que los cubanos llevan dos vidas paralelas y contradictorias, una honesta y pública y otra privada y opuesta a los valores promulgados socialmente.

La escasez de productos, la falta de servicios, los altísimos precios y los bajos salarios obligan a todos los que viven en Cuba a delinquir. Aún teniendo dinero a veces la única forma de comprar el producto es acudiendo al mercado negro.

El cubano que pretenda tener internet en su casa sólo podrá acceder a una cuenta clandestina, la única forma de reponer el cristal de una ventana es pagándole a alguien para que se lo robe y legalmente es imposible comprar una simple tabla de madera.

No existen talleres del Estado donde un ciudadano pueda realizar una sencilla soldadura, hay que recurrir a un particular, a sabiendas de que el oxígeno y el acetileno es robado porque nos consta que en ninguna parte se venden esos balones.

No hace mucho fui a buscar una llave de agua a una ferretería de divisas, la misma dependienta me dice que no tienen y me recomienda que hable con los vendedores que hay fuera de la tienda, que "ellos seguramente si la pueden resolver".

La represión de estos "delitos" ha sido hasta ahora inútil, se crearon empresas de seguridad y el resultado es que los guardias se sumaron al robo. A uno de ellos, del Ministerio del Transporte, le piden 8 años de cárcel por robarse la alcancía del autobús con US$18.

Los bajos salarios empujan al ciudadano a la delincuencia. Ningún empleado estatal con vehículo propio tiene dinero suficiente como para comprar legalmente las llantas y las piezas de repuesto, a pesar de lo cual "milagrosamente" todos continúan circulando.
En general la prensa nacional simplifica el fenómeno, tipificándolo de "corrupción por falta de conciencia revolucionaria". Lo irónico es que esos periodistas después se ven obligados a hacer las mismas "evoluciones" que el resto de sus compatriotas.

Sin embargo, este artículo de Juventud Rebelde me sorprendió por su realismo, comienza diciendo que cualquier cubano puede verse obligado a violar las leyes vigentes porque "el instinto de conservación es más fuerte que cualquier otra motivación".

Justamente, el meollo del asunto es que nadie respetará las leyes mientras éstas le impidan al ciudadano satisfacer sus necesidades básicas. Y es seguro que resultará más fácil adaptar el sistema legal a la realidad del país que hacer la operación contraria.

Un ejemplo positivo son los cambios legales de cara a ampliar el trabajo por cuenta propia y permitir la pequeña empresa privada, algo imprescindible cuando el Estado planea 1 millón de despidos. Y si el "modelo" sufre, pues que sufra, quien no debe sufrir es la gente.

Es que las leyes no están bien escritas cuando acusan de "actividades económicas ilícitas" a un hombre que pedalea 40 Km en busca de leche para sus hijas. Lo que aquel padre hacía puede ser aún hoy ilegal, pero siempre y en cualquier país del mundo será un acto legítimo.
Homo homini lupus

Avatar de Usuario
Enxebre
Miembro del Politburó
Mensajes: 29881
Registrado: 01 Sep 2010 23:42

Re: Cartas desde Cuba

Mensaje por Enxebre » 12 Sep 2010 19:59

Las grandezas de Batista...
Democracia a la cubana

Fernando Ravsberg | 2010-09-09, 15:04
Capitolio de La Habana, antiguo Parlamento de Cuba. (Foto: Raquel Pérez)

Hace unos años, participe de un debate en una radio europea y uno de los cubanos que se encontraba en el panel nos habló maravillas de la Cuba pre revolucionaria, de su desarrollo económico, social y sobre todo de su solidez política.

Lo que mi contertulio nunca nos pudo explicar es como en ese "paraíso" se produjo la primera revolución comunista de América, por vía violenta y contando además con el apoyo masivo de la población, por lo menos durante sus primeros años.

Entre los muchos tópicos que se oyen sobre Cuba el que parece más alejado de la realidad es el que afirma que antes de 1959 se había alcanzado un alto nivel de democracia política y que la Constitución de 1940 es la mejor prueba de ello.

Los 57 años previos al triunfo de la revolución nos muestran una historia muy diferente.

Desde que Cuba nace y hasta que pasa los años 30 vive como un protectorado de EE.UU., con una enmienda constitucional que les permitió incluso invadir la isla de forma "legal".

Washington no desaprovecha este estatus, se adueña del 20% de las tierras, del 90% de las minas y del 40% de la industria azucarera (1). Al nacer Fidel Castro 2/3 partes de todas las producciones agrícolas cubanas eran de propiedad estadounidense. (2)

Es por esos años que el presidente Gerardo Machado decide saltarse las elecciones y continuar al mando. Se afianza en el poder a sangre y fuego, reprime, encarcela y asesina a sus oponentes, mientras hambrea a la mayoría de los cubanos.

Machado no entendía de razones, así que la gente se lanzó a las calles y se convirtieron en una nación ingobernable hasta que derrumbaron la dictadura. Fue tal vez la primera revolución que hubo en Cuba y, sin la menor duda, la más espontánea y masiva.

De 1933 a 1936 Cuba tuvo nada menos que 8 presidentes, la mayoría de ellos duraban unos pocos meses pero el record de permanencia en el cargo lo tuvo Carlos Manuel Márquez, quien ejerció la primera magistratura solo por unas horas.

En medio de este caos surge la famosa Constitución de 1940, "la más avanzada de América", según sus orgullosos defensores. Y tal vez lo fuera pero lo cierto es que no pasó de ser un papel que nunca reguló la vida real de los cubanos.

La flamante Constitución, no pudo impedir que el presidente Ramón Grau llegara a negociar con los grupos de gansters que asolaban el país y terminara ¡integrándolos en la policía! , según nos cuenta el historiador Carlos Márquez Sterling (3).

La corrupción era tan general que el Partido Ortodoxo, crece vertiginosamente gracias a las promesas de combatirla. Su presidente, Eduardo Chivás, tenía un programa de radio que se dedicaba casi exclusivamente a denunciar a los políticos venales.

En 1952 se produce un golpe de Estado que encierra una doble paradoja. Lo encabeza Fulgencio Batista, quien fuera uno de los promotores de la Constitución de 1940 y tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas, supuestas garantes de ese orden institucional.

Si el gobierno de Grau "legalizó" a los gansters locales, el de Batista internacionalizó el problema al permitir que la mafia de EE.UU. -encabezada por Meyer Lanski y otros personajes notables- tomara el control de los casinos y del juego en general.

Habían llegado unos años antes y se sentían tan a gusto que en 1946 realizaron aquí una de sus más importantes reuniones. La presidió el capo Lucky Luciano, la amenizó "la voz" de Frank Sinatra y asistieron "personalidades" de la talla de Anastasia, Costello, Gambino y Genovese.

Y mientras en La Habana construían canales de televisión, casinos, hoteles, marinas y hasta helipuertos, en 1957 solo el 4% de los trabajadores agrícolas comía habitualmente carne, pescado menos del 1%, apenas un 2% consumía huevos y el 90% no tomaba leche.

Los datos pertenecen a una encuesta de la Agrupación Católica Universitaria (4), en la que se registra además que el 80% de sus viviendas eran de madera con techo de guano, el 90% no tenían luz eléctrica y el 64% no disponían de baño ni letrina.

Recuerdo que en una fiesta privada en la que el trovador Pedro Luis Ferrer cantó algunas de sus canciones más críticas, uno de los cubanos participantes le dijo entusiasmado: "eso es, debemos reconstruir la Cuba que teníamos antes de que llegara este hombre".

El cantante dejó de tocar, se puso serio y le respondió: "ustedes ya fueron derrotados en 1959. No te equivoques, yo miro hacia el futuro, en busca de una sociedad mejor que esta y estoy seguro de que no la voy a encontrar en ese pasado que tanto añoras".

(1) Diccionario enciclopédico Grijalbo
(2) Volker Skierka en su biografía de "Fidel Castro"
(3) http://eddosrios.org/obras/historia/bando_5htm
(4) http://www.cubanag.ifas.ufl.edu/pdf/acusp.pdf
Homo homini lupus

Responder